Ellos lo gastan, el vecino lo paga

Actividades, Actos

Pleno de AlcaláEl pasado 11 de junio ocurrió algo insólito (o no, por la cantidad de veces que ya ha ocurrido en otros temas) y muy grave: la financiación de los próximos 18 años del Ayuntamiento de Alcalá de Henares se decidió por una minoría de concejales, los del Partido Popular, en Junta de Gobierno, saltándose a la torera la decisión del Pleno Extraordinadio celebrado dos días antes que rechazó por mayoría absoluta esa financiación.

El 30 de marzo de 2012 se aprobó el primer Plan de Ajuste, que implicaba un endeudamiento de aproximadamente más de 95 millones de euros. Ese plan de ajuste implicaba una serie de condiciones que tenía que cumplir la corporación municipal para hacer frente a la devolución de ese préstamo, como subidas triburatias, supresión de exenciones y bonificaciones voluntarias. Entre estas condiciones estaba la prohibición expresa de bajar el tipo de gravamen en el caso del IBI entre los años 2013 a 2015 que significaran unos ingresos inferiores a determinadas cantidades que podemos ver en el anuncio de la página web del ayuntamiento. Para 2015 gracias a esta Federación, se presentó en el Pleno una moción que solicitaba una revisión de los valores catastrales de nuestras viviendas, es decir, que lo que valen nuestras casas se adecuaran a su valor real de estos tiempos de crisis y no al valor que se les asignó cuando la crisis aún no nos había cogido de lleno. Este nuevo cálculo del valor de nuestras casas supondría una rebaja en el recibo del IBI que pagaríamos a partir del año 2015. Pero probablemente esto no sea así tras el nuevo Plan de Ajuste perpretado por nuestros gobernantes, ya que una de las condiciones vuelve a ser que no disminuyan los ingresos del ayuntamiento por este concepto.

Vamos a ver si podemos explicar el por qué de este nuevo plan de ajuste, que por cierto, viene tras la aprobación, también en Junta de Gobierno, de una línea de crédito de más 20 millones de euros en junta de gobierno de 24  de marzo de este mismo año.Dicha sesión fue suspendida por el fallecimiento de Adolfo Suárez, por lo que definitívamente se llevó a la Junta de Gobierno del día 31 de marzo. Estó nos lleva a la conclusión de la existencia de una pésima gestión en el gasto de este ayuntamiento, de la que ya en septiembre de 2013 salía noticia en El País sobre la duplicación de la deuda por vecino que ya rozaba los 1000 euros por cada uno de nosotros.

Pues, tal y como decíamos, el nuevo plan de ajuste hipoteca hasta el año 2032 al ayuntamiento al alargar los plazos de amortización de la deuda adquirida en el primer plan de ajuste hasta los 20 años con 2 de carencia. Para que nos entendamos, es como si ampliamos la hipoteca de nuestra casa o el crédito que pedimos para cambiar de coche al doble de años, lo que implica que pagaremos una cuota menor mes a mes, pero también que terminaremos pagando mucho más de lo que pedimos de inicio. Y todo esto mientras se manteniene un número excesivo de concejales liberados, o se redistribuyen por las distintas juntas municipales; o se sigue manteniendo una total opacidad sobre los cargos de libre designación, o se gasta en publicidad lo que no está escrito o se construyen nuevas fuentes que seguro que no eran imprescindibles en estos momentos.

Además, al igual que el primer plan de ajuste, implica una serie de condiciones, que teniendo en cuenta el gran crecimiento de la deuda en estos últimos años, van a ser más duras y en las que se va a tener que empeñar el gobierno municipal en cumplir y entre ellas está, por supuesto, que no pueden bajar los ingresos por el IBI… adíos a la rebaja de este impuesto para los alcalaínos. Para ello, y puesto que es posible que la Dirección General de Catastro rebaje el valor de nuestras viviendas, lo mismo tiene que subir el gravamanen, o eliminar el 3% de bonificación por domiciliación, por ejemplo. Así mismo puede eliminar otras bonificaciones que son voluntarias como las del recibo de IVTM (el “numerito”). De la misma forma otras de las cuestiones a las que afecta este nuevo plan son:

  • A partir de 2018 adecuación de tasas y precios públicos municipales al coste real del servicio correspondiente
    • No habrá subvención para Ciudad Deportiva o piscinas, etc., y por lo tanto una subida de sus precios.
  • Se renuncia a la redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana-
    • Como aún no estaba licitado, no supone ahorro real.
  • Se dejan de prestar servicios correspondientes a competencias delegadas que no sean financiadas integramente por la Comunidad de Madrid.
    • Se dejan de prestar servicios sociales o gastos hospitalarios, pasando integramente estos servicios a depender de la Comunidad de Madrid, administración que no está precisamente muy cerca de los vecinos afectados por estos servicios.
  • Nueva revisión de los contratos de limpieza viaria y recogida de basuras.
    • Probablemente significará nuevas perdidas de empleo en las empresas implicadas y, con ello, peores servicios prestado al tener que cubrir lo que antes con menos personal.
  • Revisión del mantenimiento integral de zonas verdes y arbolado
    • Suponemos que significará algo parecido al punto anterior: menos personal, peor servicio.

Es muy grave lo que está ocurriendo con las cuentas en esta ciudad y no podemos permitir que nos endeuden aún más y además saltandose las más básicas leyes democráticas aprobando en Junta de Gobierno lo que no pueden conseguir se se haga en pleno.

Por eso vamos a celebrar una asamblea ciudadana o pleno ciudadano el martes 24 de junio a partir de las 19h en la Plaza de Cervantes, frente al Ayuntamiento. Si quieres saber más, allí te esperamos.

[scribd id=230844556 key=key-VCp0NQLjPVzRQEoerJE3 mode=scroll]